Zetapé y el mito del islamismo moderado.

14 10 2009

Nuestro amado presidente del gobierno se está dando un paseillo por Siria, supongo que por aquello que dijo hace unos días de hacer un gran alianza con el islamismo moderado.

Lo de islamismo moderado es, como diría Groucho Marx, lo mismo que inteligencia militar: una contradicción en los términos. Supongo que nuestro reverenciado y capacísimo presidente (como muchos de los que leen esto) nunca ha ojeado un Corán y de ahí el cuento de los musulmanes moderados. Para aclarar un poco cómo van de moderación los hijos de Mahoma, veamos algunas perlas coránicas (después del salto).

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




La Vagina es como un Actimel

9 01 2009
¡Mamá Naturaleza te lo da!

¡Mamá Naturaleza te lo da!

Txumari Alfaro es un señor de Navarra que se hizo muy popular allá por 1996 con el programa La Botica de la Abuela, en la 1 de Televisión Española, y que posteriormente colaboró en diversos programas, dedicado a la noble tarea de explicar como curar desde la dermatitis hasta el insomnio con sus remedios a base de ingredientes muy naturales pero no siempre agradables.

A comienzos de la presente década, este caballero dejó de frecuentar nuestras pantallas debido, según sus propias palabras, al acoso de las grandes empresas farmacéuticas y de la alimentación, que veían peligrar sus beneficios por culpa de sus remedios y su actitud crítica con la medicina tradicional.

Para beneficio de la humanidad, el naturólogo navarro colabora desde septiembre del pasado año con el programa Salud para Todos de laSexta, difundiendo su vasto saber adquirido durante años de estudio.

Txumari asegura haberse doctorado en Naturopatía y Ciencias de la Alimentación por la Universidad de California, además de ser un experto en Acupuntura e Iridiología, disciplina que consiste en diagnosticar enfermedades a partir de la observación del iris. Estos conocimientos le permiten hacer afirmaciones como que no debemos beber leche en ninguna circunstancia pero, en cambio, beberse la propia orina es harto beneficioso para nuestro organismo.

Gandhi bebía su propia orina y fue premio Nobel, el que no vea la relación causa-efecto es porque no quiere. La primera anestesia de la historia se fabricó con orina, y todos sabemos lo eficaz que era la medicina de esa época en la que la gente tenía una esperanza de vida de 40 años y no había nada que no pudiese curar una buena sanguijuela.

Para la calvicie lo mejor es procurarnos una abundante cantidad de excrementos de gallina, freirlos en una sartén y aplicarlos en la cabeza (se recomienda fregar bien la sartén después), si a uno le huele el aliento la solución es una buena lavativa de café, y esas molestias que toda mujer ha tenido alguna vez en sus partes íntimas se curan con un poco de yogur. Si es maravilloso para reponer nuestra flora intestinal ¿por qué no va a serlo también para aliviar las partes más íntimas de la mujer? Señora, llénese de alegría, llénese de lactobacillus.

Imaginemos la intranquilidad de los fabricantes de Dermovagisil que ven amenazado su emporio ahora que las señoras pueden solucionar sus problemas de picores con un pack de cuatro yogures blancos del Dia. No es de extrañar que el pipífago navarro haya sufrido una campaña de acoso y derribo por las multinacionales farmacéuticas.

Pero Txumari Alfaro no ha sucumbido ni sucumbirá. En laSexta, en sus libros, o a través de internet, seguirá brindando al mundo su sabiduría milenaria para bien de España y la humanidad. Aunque yo personalmente seguiré bebiendo leche en lugar de orina y tomando el café por la boca y no por el ano.