Zetapé y el mito del islamismo moderado.

14 10 2009

Nuestro amado presidente del gobierno se está dando un paseillo por Siria, supongo que por aquello que dijo hace unos días de hacer un gran alianza con el islamismo moderado.

Lo de islamismo moderado es, como diría Groucho Marx, lo mismo que inteligencia militar: una contradicción en los términos. Supongo que nuestro reverenciado y capacísimo presidente (como muchos de los que leen esto) nunca ha ojeado un Corán y de ahí el cuento de los musulmanes moderados. Para aclarar un poco cómo van de moderación los hijos de Mahoma, veamos algunas perlas coránicas (después del salto).

Leer el resto de esta entrada »





Seguridad, limpieza, instalaciones, capacidad económica… o algo así.

2 10 2009

¡SAMBA!

y tal…
¿Sabes?





“Si es que parecen de verdad”

31 08 2009

Esta es la historia de un sábado, de no importa qué mes. Y de un hombre sentado al piano al que su madre (sólo su madre, que su padre era un hombre muy callado y creyente y no le gustaba faltar a la verdad) le decía que esculpía muy bien. Muy seguro de sí mismo, decidió abrir un museo muy cerquita de la Plaza de Colón de Madrid.
Como las esculturas que hacía estaban hechas de cera y el museo estaba en Madrid, decidió llamarlo “Museo de Cera de Madrid”.

"Hero Muesly: mi pequeño gran premio de cada día"

"Hero Muesly: mi pequeño gran premio de cada día"

Leer el resto de esta entrada »





¿Neutro?

3 08 2009

A mí la libertad de expresión me encanta… lo que pasa es que cuando leo muchos comentarios de Youtube me dan ganas de que desaparezca, aunque eso supusiera que yo tuviera que callarme también. La mayor parte de esos comentarios que tanto me repatean están escritos por latinoamericanos que se dedican sistemáticamente a criticar de forma estúpida (pero muy estúpida… mucho, mucho) y con muchas faltas de ortografía todos y cada uno de los vídeos que tienen un doblaje español, alegando que su forma de hablar es “la verdadera”.

chevere

Leer el resto de esta entrada »





Estudios demuestran…

17 07 2009

Últimamente cuando voy a comprar ya no sé si estoy en un supermercado o en una farmacia. Las galletas bajan la tensión, la leche previene infartos de miocardio o anginas de pecho, los cereales curan el estreñimiento y los yogures las gripes… Hoy en día es difícil encontrar un producto que no lleve en el etiquetado alguna frase que indique sus beneficios para la salud: todo es “sin colorantes ni conservantes”, “rico en calcio”, “cardiosaludable”…

Vivimos una auténtica fiebre por los “alimentos funcionales”; los que supuestamente aportan algún beneficio para la salud, reducen el riesgo de aparición de determinadas enfermedades o adelgazan. Todos queremos vivir más y estar guapos y delgados, y éste es el nuevo filón que han encontrado las empresas de la alimentación para forrarse bien el riñón a nuestra costa.

Y aquí lo de menos es que el alimento sea beneficioso o no para la salud mientras el publicista de turno sepa vendérnoslo como la panacea universal con estrategias tan sucias que es imposible no indignarse al ver los anuncios.

Leer el resto de esta entrada »





El lector escribe: “Orgullo”.

5 07 2009

Hola a todos, fans y detractores.

Con motivo de las fechas en las que estamos, no he podido resistirme a escribir un artículo sobre un fenómeno que ya lleva mucho tiempo consolidado en nuestra sociedad y en el mundo entero, pero que no deja de darme ni un ápice de asco menos por ello.

Me refiero a las exhibiciones que se realizan por estas fechas con motivo del llamado “Día del Orgullo Gay”.

“Pero shi esh una fiessshta…”

Leer el resto de esta entrada »





Los anuncios me jodieron la tarde

19 06 2009

¿Puede la publicidad amargarte la tarde? La respuesta es un rotundo sí.

Me explico:

Mallorca, 35 grados a la sombra, sin ventilador y con una sed que te mueres. Decides levantarte a coger un refresco fresquito y cuando entras en la cocina ves que la tele está encendida. Sin darle mucha importancia abres la nevera y ves una lata de Fantade  naranja fría que dice “bébeme”. La coges, la abres y cuando vas a darle el primer sorbo oyes detrás de ti: “voy a contarte – mi vida”. Te giras y ves a un intrépido enano con rizos cantando una canción horrorosa sobre cómo intenta ir por la vida sin pagar nada porque no tiene dinero, todo ello aderezado con un acento extraño y horrendo. Nos cuenta como hace de profesor en una escuela de su país o cómo se liga a una japonesa entonando esa cancioncilla lamentable.

Leer el resto de esta entrada »