Religión: fanatismo, contradicciones y cosas varias.

19 01 2009

“No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás ninguna imagen esculpida, ni figura de lo que hay arriba en el cielo, o abajo en la tierra, o en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas, ni las servirás; porque yo, Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso que castiga en los hijos la falta de los padres hasta la tercera y cuarta generación de aquellos que me odian.”

Éxodo 20, 3-5

"Gracias, papá"

"Gracias, papá"

Nos quedamos alucinados cuando en televisión vemos a los musulmanes quedarse días enteros sin comer u obligando a las mujeres a llevar velos. Nos quedamos alucinados cuando nos enteramos de algunas tradiciones de los judíos ortodoxos.
Por favor… cuánto cinismo. Sobre todo cuando nos damos cuenta de lo que tenemos “en casa”.

Sé que muchos me acusarán de mil cosas (y posiblemente con comentarios llenos de faltas de ortografía y totalmente carentes de razonamientos lógicos, excusándose en el respeto hacia los demás y mintiendo al decir que insulto, sin darse cuenta de que solo expongo una opinión apoyada en hechos reales), pero algunas de las tradiciones católicas de este país me parecen auténticas aberraciones, comparables a algunas de las más rancias e insólitas formas de actuar que tanto nos horrorizan cuando las vemos en los medios.

Gente que llora desconsolada y llena de desesperación por no poder tocar una escultura, niños pequeños (ver foto) obligados por sus padres a hacer cosas peligrosas para su propia integridad física en nombre de la fe, personas que atacan e insultan a los que no comparten sus creencias y que incluso intentan coartar la libertad de expresión de todo aquel que les critica o que simplemente hace chistes sobre ellos (al más puro estilo “reacción ante las caricaturas de Mahoma”).

Hablemos del catolicismo. Hablemos de cómo contradice a la propia Biblia e incluso a los propios votos que sus representantes se ven obligados a aceptar.

Por ejemplo, todos “sabemos” que la vírgen María es solo una. Entonces, ¿cuál es el motivo de que exista “la del Carmen”, “la del Rocío”, “la de Guadalupe” y todas las demás? La respuesta se encuentra muy cerca de cada una de las figuritas que las representan: en esa hucha en la que la gente mete monedas para “pedir número” en la lista de tareas de la divinidad.
Es una bonita estrategia de segmentación del mercado: se crean distintas identidades de un mismo personaje bíbilico y a cada una de ellas se le atribuye una “especialidad” diferente (“la de los enfermos”, “la de los marineros”, “la de los sevillanos”, “la de los madrileños”,…). Una vírgen para cada una de tus necesidades. Siempre tienes un ídolo al que adorar (y al que echarle monedas) seas quién seas.
Lo mismo ocurre con los “santos”. Hay “patrones” de todo… y merchandising de cada uno de ellos.

Esto nos lleva a otra contradicción: el voto de pobreza.
Todas sus acciones están enfocadas a engrosar las arcas de la Iglesia. Tratan de convencer a la gente, no por su bien (un grupo de gente que intenta hacer creer a los demás que es mejor contraer el SIDA que usar un preservativo no creo que se preocupe mucho del prójimo, la verdad), sino por el simple hecho de tener un mayor número de fieles dispuestos a pagar.
¿Y para qué quieren el dinero? Desde luego para ayudar económicamente a países desfavorecidos no (todavía recuerdo cuando, tras el desastre del Huracán Mitch, dieron menos dinero que algunas empresas medianas de este país).

Y sí, sé que los misioneros hacen mucho bien en el mundo. Pero a ellos no los meto en el mismo saco. Al fin y al cabo ellos actúan (porque creen que se están “ganando el cielo” o por los motivos que sean) y no se limita a leer un fragmento de la Biblia y a “encantar” una oblea…

Todo esto es por culpa del fanatismo. Lo alimentan y se nutren de él. Se frotan las manos cada vez que ven a los fanáticos religiosos actuando de una forma totalmente deshumanizada al saltar la verja del Rocío (se empujan, se pisan, se desmayan sin que a nadie le importe,…), se alegran cuando encuentran un nuevo país inculto que “conquistar”, sonríen cuando consiguen imponer su criterio al gobierno de una nación… y tienen orgasmos solo de imaginar el día en el que puedan volver a controlar el mundo, igual que hacían hace siglos.

La mejor vacuna contra todo esto es la cultura.
En España todavía tienen mucho poder, sobre todo en algunos sectores (precisamente los que suelen tener un mayor índice de analfabetismo según las encuestas). Pero por suerte no hemos llegado al extremo de tragarnos la basura de los Evangelistas… ¿verdad?

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

21 01 2009
china

ahora me entero que la epilepsia se produce por un daño en los nervios ópticos…

pero los católicos me parecen más peligrosos, porque saben organizarse muy bien para hacer daño. Saben premeditar muy bien, son más silenciosos y saben hacer más daño. Se hacen con los recusos públicos del país bajo jugadas burocráticas y políticas…los conozco bien, he visto su kk.

26 01 2009
Pak

Totalmente de acuerdo… vivimos rodeados de fanatismo, pero no nos damos cuenta.

18 04 2009
Javier

¿Sabéis en qué medida colaboran las hermandades (si, esas con esculturas de madera) con los más necesitados?, ¿sabéis que todas todas tienen una bolsa de caridad, en la que parte del dinero que sus hermanos -hermanos que lo son de forma voluntaria, aquí nadie obliga a nada- dan a la hermandad, se destina a esa bolsa con la que ayudar a organizaciones como Cáritas?, ¿tenéis en conocimiento que los cofrades sabemos muy bien que las esculturas de madera no son más que esculturas, solo son un medio por el que llegar a Dios?
Al final la cultura y el saber antes de hablar también os va a venir bien a ustedes.

Supongo que ustedes sois de los que queréis libertad ideológica, creencias y demás, pero que no queréis que nadie crea… allá ustedes.

19 04 2009
AJ

Amigo Javier:

Te aseguro que conozco el mundo de las cofradías religiosas desde dentro y por ello hablo con conocimiento de causa al decir que el dinero que se gasta en flores para un trono (por poner un ejemplo) supera con creces lo que se gasta en obras de caridad. Si realmente tienen tanto interés por ayudar y no por dar un espectáculo que destinen todo el dinero de las varas, túnicas, adornos, mantos, sayas, joyas, velas, flores y tal (como los millones de pesetas que cuesta contratar a la Legión) a obras de caridad en vez de dar un dinerito y gastarse el grueso en montar el circo. Eso para empezar.

Luego, lo de que los cofrades saben muy bien que todas las esculturas de madera son un medio para llegar a Dios no sé qué decirte… con las rivalidades que hay entre “la virgen de esto” y “la virgen de lo otro” parece que la gente se olvida un poco de que al final todas son “advocaciones” de la madre de Jesucristo. Uno ve tal grado de fanatismo irracional en estas celebraciones que es imposible que la gente esté teniendo en mente eso. Si la estatua solamente es un pedazo de madera no tiene nada de especial tocarla ni llevarla a hombros, la gente se da hostias porque realmente piensa que la estatua es mágica, es la única explicación. Y en todo caso la Biblia dice que no se deben hacer estatuas 😉

4 05 2009
Springroll

Religulous, de Bill Maher

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: